viernes, 29 de mayo de 2009



Me confunde. Me confundís.
Me hablaste de ella, de la situación, de que por la nena habías decidido darle una oportunidad a ese matrimonio, me hablaste de honestidad, de no poder intentar algo con ella manteniendo una historia conmigo. Me dijiste que aún así no podías dejar de pensar en mí. Y aunque no quiero me tuve que acostumbrar a eso. Me hice la idea.
Al día siguiente el beso. Lo necesitabas me dijiste. A la noche, dos horas hablando por teléfono. A la mañana siguiente, el llamado para despertarme, 40 minutos. Entonces me acostumbro al otro costado. Me siento cómoda ahí, sabiendo que estás. Me acomodo como puedo a esta nueva realidad de tenerte (sin tenerte).
Y después el silencio. Y que no juegue con tu conciencia. Y que no te tiente. Siempre en tono de joda, pero lo decís. Pero después me llamás, y me decís que me llamás mañana, y que si podés me mandas sms al celular...
Y yo estoy en esta montaña rusa, sintiendo y dejando de sentir, obligándome a mirar para otro lado y volviendo a poner mi vista en vos.
No puedo dejar de pensar en vos. Simplemente no puedo. Lo intento, te juro. Trato con todas las fuerzas que tengo. Y no lo consigo. Tengo tanta bronca. Bronca con vos, por haberme mostrado a la persona de la cual inevitablemente me voy a enamorar, por haberme hecho dar cuenta de que todavía soy capaz de querer a alguien, por decirme cosas que me hicieron soñar en la posibilidad de ser feliz a tu lado. Bronca conmigo, por no poder actuar con la cabeza, una vez más, por no poder poner freno a esto que me está pasando, por no ser y por creer no ser sólo sexo ocasional. Bronca conmigo por "provocar" esta situación pensando que tenía las cosas clarísimas, que me la podía bancar, que sabía donde estaba parada, qué podía esperar y qué no, por creer, ilusamente, que no me iba a afectar en lo más mínimo los planes, la vida.
No hago otra cosa que pensar en vos. No puedo evitarlo.

5 Comments:

Ene said...

El habrá hecho lo suyo para que no puedas dejar de pensar en él, pero las mujeres que como vos, nacieron para ser protagonistas, no soportan estar a un costado. Y esta bien que sea así creo...

Me identifico con tu historia, me pone triste (tal vez veo todo del lado de la tristeza estos días)...Mi él ya estaba separado, pero con sus conflictos, miedos y complicaciones nunca me pude sentir en primer lugar...

Solo puedo decir, que aqui estoy.

Diario de nuestros pensamientos said...

Hola!! vi que le seguias en mi blog y solo queria agradecerte q te suscribieras a mi blog. Espero que te guste.
Yo me mirado un poquito el tuyo y esta guay! jejeje

bueno... espero q nos leeamos y ns comentemos las dos
Besos y Saluditos

La amante said...

Pau, como te entiendo...menos lo tenemos mas lo queremos no?

Paulina said...

Ene: y no, definitivamente quiero el papel proncipal. Pero no te olvides que en realidad mi protagónico está "asegurado" con Manuel. Esto es un despelote.

Diario: gracias por pasar. Nos comentamos!

Amante: exactamente. Muero por él.

Gracias por pasar. Besos!

JASVI said...

Ya me puse al corriente!! (leí tooodo)

Sabes, es díficil, y nosotras nos lo complicamos más! (pero q importa)

Si no nos atrevemos, nunca sabremos que pasará, y es mejor a quedarnos con la duda! o no?

Saludos y te seguire leyendo!!